por Diana
en 13 Julio, 2017
4 min(s) de lectura

Ver a los “Cinco Grandes” (león, elefante, leopardo, rinoceronte y búfalo) usualmente encabeza la lista de un viajero de safari. Igual de fascinante durante una aventura en la sabana es presenciar la interacción entre dos especies distintas. Ahora imagínate estar en el lugar preciso y el momento indicado en que dos de los “Cinco Grandes” coinciden. Un encuentro así es como sacarse la lotería de safari. Hanspeter Lang, de Suiza, tuvo esta fortuna el año pasado, logrando capturar con su cámara el choque entre un elefante y no uno, sino dos rinocerontes: una mamá y su bebé. Hanspeter inscribió una de estas fotografías a nuestra competencia El fotógrafo de África del año y, al verla por primera vez, no nos la creíamos. Así que lo contactamos inmediatamente y he aquí la historia detrás de la imagen.

Hanspeter y su esposa habían decidido celebrar sus bodas de plata en Sudáfrica y, como muchos otros que visitan la “nación arcoíris”, se aseguraron de incluir un safari en su itinerario. El destino elegido fue la Reserva Privada de Animales Aquila, a solo un par de horas en coche de Ciudad del Cabo. Hanspeter, un entusiasta de la cámara al que le encanta fotografiar animales, inmortalizó muchos avistamientos memorables durante su visita, pero sin duda el más destacado fue el encuentro entre dos gigantes grises.

Era una tarde de octubre y, con la cámara lista, la pareja Lang partió en su segundo safari del día. No llevaban mucho explorando la reserva cuando a la lejanía avistaron a dos rinocerontes pastando a una distancia inusualmente corta de un elefante. Con la esperanza de retratar a estos dos pesos pesados en un solo encuadre, decidieron acercarse, sin anticipar lo que estaba por suceder.

Imagen de Hanspeter Lang

Imagen de Hanspeter Lang

Mientras se aproximaban a la escena, el elefante súbitamente se abalanzó hacia el par de rinocerontes.

Elefante vs Rinoceronte

Imagen de Hanspeter Lang

Aun con su tamaño, debe ser aterrador ver al mamífero terrestre más grande de todos precipitarse a toda velocidad con la trompa al aire y las orejas desplegadas. Tan solo mira la cara de consternación de la mamá rinoceronte.

Elefante vs Rinoceronte

Imagen de Hanspeter Lang

Pero esta mamá no iba permitir que nadie lastimará a su pequeño y, con su largo cuerno, encaró valientemente al atacante. Los dos gigantes forcejearon por unos momentos, mientras que el bebé los observaba aparentemente despreocupado.

Elefante vs Rinoceronte

Imagen de Hanspeter Lang

El rufián colmilludo rápidamente aprendió que nunca es buena idea meterse con una madre, mucho menos una armada con semejante apéndice.

Elefante vs Rinoceronte

Imagen de Hanspeter Lang

“Este elefante es un adolescente revoltoso y le gusta provocar”, les dijo a los Lang el guía que los acompañaba.

No es raro que al alcanzar la adolescencia los elefantes machos se separen de sus madres en busca de aventura. Durante esta etapa, estas criaturas atraviesan un periodo llamado “must” en el que sus niveles de testosterona se disparan, volviéndolos sumamente malhumorados y agresivos, incluso con otros animales. Nadie dijo que la pubertad fuera fácil…

El fotógrafo mencionó que la población de elefantes en la reserva Aquila es muy pequeña, hecho que podría explicar el comportamiento de este en particular. Hay estudios que indican que un elefante joven que no tiene a otros machos mayores como modelo a seguir tiende a causar más problemas.

Hanspeter, por su parte, cree que el elefante únicamente quería jugar y nos explicó que, tras el altercado, el joven no huyó inmediatamente, sino que permaneció cerca de los rinocerontes, como si disfrutara de su compañía. Quizá, después de todo, este inexperto elefante tan solo se sentía solito.

Todas estas, claro, son solo posibles teorías para explicar lo sucedido.

Imagen de Hanspeter Lang

A pesar de lo dramáticas que pueden parecer las imágenes, al final, ninguno de los tres animales salió herido y, gracias a Hanspeter, ahora podemos compartir esta historia contigo. ¿Mencionamos que todas las imágenes fueron tomadas desde un vehículo en movimiento? En nuestra opinión, algo casi tan impresionante como el suceso mismo.

Muchísimas gracias a Hanspeter por compartir con Rhino Africa estas insólitas fotografías y el interesante relato detrás de ellas.