por Ricardo Dominguez en 20 agosto, 2018
5 min read

Es fácil quedar prendido al ver el gracioso caminar del pingüino. Su balanceo constante hace creer al observador que, en cualquier momento, podría dar de bruces con el suelo. Todo cambia cuando, con un pequeño salto, sustituye la tierra por el agua: en ella son rápidos y ágiles; tanto que incluso parecen otro animal.

Aunque los vinculamos con climas fríos ─y suele ser cierto─, este miembro de los «Cinco grandes del océano» también pueden ser encontrados en climas cálidos, como demuestran las diversas colonias ubicadas en las costas sudafricanas. Si quieres saber más sobre esta ave marina, blanquinegra y protagonista de libros, series y películas, no te pierdas este artículo de nuestra serie «Enamórate de…»

Uno de los protagonistas en cualquier viaje a Ciudad del Cabo

Uno de los protagonistas en cualquier viaje a Ciudad del Cabo

18 especies repartidas por el hemisferio sur

El pingüino habita exclusivamente en el hemisferio sur, a excepción de aquellos que viven en cautiverio. Sus nidos se distribuyen en las costas de la Antártida, Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica, las islas Galápago, Chile, Argentina y Perú. La evolución de estos animales les ha permitido habitar en estos climas fríos, retendiendo el calor en su cuerpo gracias al resistente plumaje del que hacen gala.

Las diferentes especies varían sobre todo en cuanto a forma y tamaño, siendo el mayor el pingüino emperador ─endémico de la Antártida y que puede superar los 120 centímetros de altura─ y el de menor tamaño el pingüino azul, el cual habita en Nueva Zelanda y Australia y suele medir en torno a los 40 centímetros.

El pingüino emperador, el más grande de entre todas las especies

El pingüino emperador, el más grande de entre todas las especies

Un ave que no vuela

La primera definición que daríamos de un ave es su capacidad de volar. Sin embargo, el reino animal ─como de costumbre─ presenta diversas excepciones. Pingüinos, gallinas y avestruces y hasta 40 especies de aves han evolucionado durante milenios hasta perder esta cualidad, en la mayoría de casos porque no las necesitaban.

En el caso del pingüino, sus alas se han convertido en aletas con huesos fuertes y articulaciones rígidas. Esto les convierte en la única ave no voladora adaptada al buceo. Es en el mar donde esta especie se encuentra más cómoda, alcanzando hasta los 60 kilómetros por hora y siendo capaces de aguantar la respiración 18 minutos.

Los pingüinos, auténticos expertos bajo el agua

Los pingüinos, auténticos expertos bajo el agua

Un animal muy social

Hace apenas unos meses, un equipo de científicos de la Universidad de Oxford descubrieron en la Antártida una colonia formada por más de 1,5 millones de pingüinos. Esto demuestra la sociabilidad de esta especie, que normalmente habita en grandes colonias en las costas o en islotes cercanos a éstas.

La mayoría de especies construyen sus nidos en estas colonias, incubando sus huevos entre uno y dos meses. Un dato curioso es que el macho y la hembra suelen turnarse a la hora de incubar sus huevos. Su sistema de comunicación se basa en su característico graznido, el cual les permite reconocerse unos a otros.

Colonia de pingüinos saliendo del agua

Colonia de pingüinos saliendo del agua

Un menú a base de pescado

Aunque la dieta de las distintas especies de pingüino difiere segun su hábitat, ésta se basa en el mar. Peces, pequeños cefalópodos y placton componen el menú de estos animales. Estos alimentos los consiguen cazando en las aguas, donde su nado es potente y poderoso. Una vez en el medio marino, los pingüinos atrapan a sus presas con el pico y las tragan mientras nadan.

Los pingüinos también tienen la capacidad de beber agua salada. Al igual que otras aves marinas, cuentan con una glandula especial que les permite eliminar el esceso de sal en su cuerpo, por lo que no necesitan beber agua dulce.

Pingüinos en Boulder's Beach

Pingüinos disfrutando de un momento de relax

Los pingüinos de Sudáfrica

A pesar de lo que el cine nos ha querido enseñar, no hay pingüinos en Madagascar. A pesar de ellos, esta especie sí que está presente en el continente, más concretamente en Sudáfrica y Namibia. Se trata de una especie conocida como «pingüino africano», posee un tamaño medio ─entre 45 y 70 centímetros de altura─ y se distribuye por diversos puntos del país.

Una de sus colonias más populares se sitúa en Boulders Beach, a apenas unos minutos en coche de Ciudad del Cabo. En esta playa es posible contemplar a los pingüinos en su hábitat natural, compartir agua con ellos y dejarse enamorar por su inconfundible caminar. Betty’s Bay, ubicada entre Ciudad del Cabo y Hermanus, también ofrece un entorno idílico para conocer a estos animales.

Los pingüinos, reyes absolutos de Boulder's Beach

Los pingüinos, reyes absolutos de Boulder’s Beach. Crédito de foto: Lisa McNabb

¿Quieres conocer al pingüino en persona?

Boulders Beach y sus pingüinos son una de las principales atracciones turísticas de Ciudad del Cabo. Son pocos los que resisten a visitar a estos graciosos animales y, de paso, contribuir a los trabajos de conservación que ayudan a proteger y aumentar su población. Contacta con nosotros y te ayudaremos a preparar tus vacaciones de ensueño en Sudáfrica.