por Iris Santa Ana en 6 enero, 2018
6 min read

Las festividades navideñas están por terminar este 6 de enero con la Epifanía y el Día de los Reyes Magos.  Después de las celebraciones decembrinas se sigue sintiendo calidez en el corazón, ganas de ser una mejor persona y de repartir bondad con este inicio de un año nuevo. Desde mediados de octubre, el equipo de Rhino Africa comenzó los preparativos para iniciar los festejos en Khumbulani y entregar amor y regalos a pequeños infectados y afectados con VIH y usualmente hijos de padres solteros. Los participantes nos alistamos para dedicar un ratito de nuestro tiempo a jugar con los niños, pero nada nos podría haber preparado para la recompensa tan gratificante que estábamos por recibir…

Santa y los Rhinos llevaron regalos a los niños

Sonrisas navideñas en Khumbulani

¿Qué es Khumbulani?

Mamá Gloria, Gloria Bebeza, la autora de la obra de arte que es Khumbulani Day Care Centre, comenzó a esparcir la bondad a finales del 2000 cuando vio las necesidades de su comunidad y abrió en su hogar en Khayelitsha, en la Ciudad del Cabo, una pequeña cocina en la que preparaba sopa para alimentar alrededor de 350 personas al día —y la cual continúa a la fecha —. Luego su mirada se posó en un objetivo mayor: una guardería para niños infectados o afectados por VIH y usualmente bajo el cuidado de padres solteros.

Muchas guarderías no aceptan niños VIH positivos, por lo tanto, usualmente los padres están renuentes a revelar la condición de los pequeños. Como resultado los niños no reciben los cuidados adecuados o se corre el peligro de infectar a los cuidadores u otros niños. De esta necesidad surgió un emocionante proyecto. Lo que ahora es un edificio de tres pisos llenos de color y sueños que alberga a 300 pequeños, tuvo sus inicios humildes pero inspiradores en la casa de dos habitaciones de Gloria. Este lugar de sonrisas, también en Khayelitsha, se llama Khumbulani Day Care Centre.

Desayuno en Khumbulani

Los pequeños de Khumbulani dicen ¡Hola!

En xhosa, uno de los 11 idiomas oficiales de Sudáfrica, Khumbulani significa ‘recuerda’. “Recordar es una vía de doble sentido; una que no mira únicamente hacia atrás, hacia el pasado, sino que también se extiende hacia el futuro. No hay que recordar solamente de dónde venimos y las lecciones importantes que hemos aprendido en el camino, sino que también hay que recordar a nuestros niños y el legado que les estamos dejando para cuando ya no estemos aquí”, expresó Hellen Zille, la gobernadora del Cabo Oeste de Sudáfrica, el año pasado cuando el renovado Khumbulani abrió sus puertas.

El nuevo edificio de Khumbulani

Un nuevo inicio para Khumbulani

Rhino Africa y Khumbulani

En Rhino Africa nos llena de orgullo saber que nuestras manos han ayudado a transformar la iniciativa de una mujer admirable en un centro educativo y de salud para 300 pequeños aprendices.

  • En colaboración con Nhlayisa patrocinamos una fórmula nutritiva especial en un esfuerzo para asegurar que sus cuerpecitos reciben todos los nutrientes que tanto necesitan.
  • Unimos fuerzas con Good Work Foundation para proveer capacitación formal de maestros y de desarrollo temprano infantil a los cuidadores de Khumbulani.
  • Compramos el terreno en Khayelitsha, en el que el nuevo edificio de Khumbulani se encuentra.
Logo de Rhino Africa con el listón de la lucha contra el sida

Rhino Africa apoya a Khumbulani Day Care Centre

Festejos en Khumbulani

Con más de un mes de anticipación comenzaron los preparativos para los festejos en Khumbulani que tomarían lugar el 24 de noviembre del 2017. La intención era llevar el espíritu navideño a cada rincón del edificio.  Apenas unos cuantos voluntarios del equipo de Rhino Africa tendrían el privilegio de pasar un ratito de risas y diversión con los pequeñines; esto provocó una lucha encarnizada al estilo del safari africano por ver quienes obtenían lugar.

Atuendo navideño en Khumbulani

Alistándonos para comenzar los festejos en Khumbulani

Los privilegiados que obtuvimos lugar nos dividimos en equipos para comprar juguetes, burbujas, bocadillos, bebidas y pintura facial, y para organizar juegos con música y pelotas. A las 7 de la mañana del viernes 24 partimos muy emocionados, y un poquito nerviosos, de las oficinas de Rhino Africa en la Ciudad del Cabo hacia Khumbulani. Media hora más tarde llegamos y fuimos recibidos por caritas que se asomaban por las ventanas y por ojitos grandes que nos repartían miradas curiosas. También nos saludaron las sonrisas enormes del personal que ahí labora en noble acción.

Los Rhinos jugando con los niños

Una mañana de juegos y diversión

Mágica Navidad en Khumbulani

Ojitos atentos al show de magia en Khumbulani

Cada equipo de Rhinos fue asignado a un grupo de niños de cierta edad (yo estuve con los preescolares de 3 a 5 años) y nos dedicamos a jugar, bailar, gritar y saltar con nuestros pequeños. Algunos de ellos hablaban xhosa, otros no hablaban para nada pero no hicieron falta las palabras; entre risas y juegos todos nos entendimos. Los niños se portaron sorprendentemente bien y el aire se sentía lleno de cariño y alegría. Tras un par de horas de juegos todos los grupos y equipos subimos al tercer piso para presenciar el show de magia. Al concluir el espectáculo, llegó el último acto de los festejos en Khumbulani; David Ryan, el director general de Rhino Africa le dio un agradecimiento especial a Mama Gloria frente a las miradas atentas de los pequeños y de nosotros, sus orgullosos compañeros de juegos.

“Para Rhino Africa el turismo es evidentemente importante; pone comida en nuestras mesas. Pero al final es irrelevante a menos que ayude a mejorar nuestras comunidades y enriquecer las vidas de sus habitantes”, dijo David entre sus agradecimientos afectuosos a Mama Gloria y a todos los Rhinos voluntarios que ayudamos a crear esta experiencia. La magia la pusieron los niños.

Agradecimiento de David Ryan a Mama Gloria al final de los festejos en Khumbulani

David Ryan y Gloria Bebeza al final de los festejos en Khumbulani

Hoy, Día de los Reyes Magos, pensamos en los niños de todo el mundo y en especial en nuestros niños que sufren situaciones difíciles y escasos recursos y, sin embargo, mantienen la inocencia y la ilusión de recibir un regalo que preserve su infancia feliz. A más de un mes de haber tenido estos mágicos festejos en Khumbulani seguimos recordando esas sonrisas que llenaron nuestros corazones de calor y, a pesar de la satisfacción de aquel día y de que volveremos pronto, sabemos que aún falta mucho por hacer…

Navidad del 2017 en Khumbulani

¡Volveremos muy pronto, Khumbulani!

Cómo ayudar

¿Quieres asociarte con nosotros y patrocinar a nuestros pequeños de Khumbulani? ¿O quieres hacer alguna donación? Escríbele a nuestra especialista de Responsabilidad Social Corporativa (CSR) Teresa van Bank a su correo teresa@rhinoafrica.com

También puedes poner tu granito de arena en otras causas; conoce los esfuerzos de conservación de animales como los buitres y los leones que Rhino Africa, en asociación con Wildlife Act, hace.

Al viajar con nosotros dejarás un importante legado en África, su gente y su vida salvaje. Elije tu destino favorito y ponte en contacto con un consultor experto que te organizará las vacaciones de tus sueños.