por Ricardo Dominguez en 8 octubre, 2019
3 min read

El desierto del Kalahari es toda una leyenda para todos esos viajeros que, desde pequeños, han querido viajar a África. Sus 930.000 kilómetros se extienden por Namibia, Bostsuana y Sudáfrica, albergando una rica vida salvaje que incluye antílopes, leones, cebras, jirafas, elefantes y muchas más especies.

Sus condiciones extremas no han impedido que sean muchos los que se aventuran cada año a recorrerlo ─hay diversas tribus que incluso siguen habitando estos inhóspitos paisajes─. Hoy nos centramos en la parte de Botsuana para añadir 5 razones a tus ganas de visitar el desierto del Kalahari.

1. Los salares de Makgadikgadi

Una de las principales atracciones de Botsuana y que suele estar incluida en todos los tours. Lo que una vez fue el lago más grande de África es hoy hogar de miles de flamencos ─especialmente en época migratoria─ y de inolvidables safaris. Durante la estación seca (mayo-octubre), el cielo se refleja en la tierra agrietada y forma un mosaico perfecto para las fotos.

Ein Zebra vor blauem Himmel steht in der weißen Makgadikgadi-Salzpfanne in der Kalahari Botswanas

Una cebra sobre los salares de Makgadikgadi.

2. Las colinas de Tsodilo

Se calcula que hace 100.000 años (sí, 100.000), ya había personas habitando las colinas de Tsodilo. Así lo demuestran las más de 4.500 pinturas rupestres que decoran sus cuevas y que los locales todavía consideran lugares sagrados. La propia UNESCO reconoció este lugar como Patrimonio de la Humanidad hace años.

Rötliche Felsmalereien in den Tsodilo Hills in der Kalahari in Botswana

Algunas de las pinturas rupestres que encontrarás en Tsodilo. Crédito de foto: Joachim Huber

3. Baobabs de Baines

El nombre del baobab viene de un término árabe que se traduce como «padre de muchas semillas». Se trata de un árbol grande (puede llegar a los 30 metros de altura) y poderoso que solo crece en Madagascar, algunas zonas del África continental (como el Kalahari) y en una pequeña parte de Australia.

En los últimos años, algunos de los baobabs más viejos están muriendo como consecuencia del cambio climático, por lo que poder plantarse frente a uno de ellos es un lujo que no sabemos cuanto tiempo durará.

Atardece en el desierto del Kalahari, en Botsuana

Las últimas luces del día sobre los grandes baobabs del Kalahari.

4. Los bosquímanos

Los bosquímanos han habitado estas tierras desde hace miles de años y, aún hoy, son capaces de mantener su estilo de vida tradicional. Caminar junto a ellos por las llanuras del Kalahari es aprender en cada paso sobre los paisajes que te rodean. Aprenderás sus técnicas de supervivencia, caza y modo de vida para llevarte una experiencia cultural muy auténtica y siempre respetuosa con la comunidad local.

Some of the bushmen of Botswana

Aprende cómo sobreviven tribus con más de 2.000 años de historia.

5. Cielos estrellados

Todos los cielos están estrellados. Sin embargo, el avance de la civilización ha hecho que sea difícil disfrutarlos en el día a día desde nuestras ciudades. En el Kalahari, al caer la noche, no querrás bajar el cuello por miedo a perderte una estrella fugaz o detectar todas las constelaciones posibles.

Durante tus días aquí podrás contratar noches al aire libre y guías expertos te contarán todo lo que quieras saber sobre lo que está sobre tu cabeza.

Der funkelnde Sternenhimmel in der Kalahari von Botswana

Siempre es una buena noche para mirar a las estrellas.

Incluye el desierto del Kalahari en tu próxima aventura africana

Al reservar un viaje con nosotros, siempre te pedimos que nos des una estimación de presupuesto, fechas y lugares que quieres visitar durante tus días en África. Ahora que conoces el desierto del Kalahari y todo lo que tiene para ofrecerte, cuéntanoslo y lo incluiremos en tu tour. Tanto si solo es Botsuana ─donde explorarás también el delta del Okavango y el Parque Nacional Chobe─ como si vas a visitar otros países africanos, haremos un recorrido personalizado para ti.