por Ricardo Dominguez en 3 agosto, 2018
6 min read

En el Blog de Rhino seguimos enamorándonos cada día de África y de cada especie que habita en ella. Pero la entrada de hoy tiene algo de especial, ya que nuestro protagonista no es precisamente uno de los más queridos dentro del mundo animal. La hiena pertenece al grupo de los “Cinco feos” y la imagen que se tiene de ella es la de animales carroñeros, estúpidos y malvados.

Pero las hienas son mucho más que eso: es una especie compleja, vive en sociedades matriarcales y, en muchas ocasiones, son capaces de hacerle frente a leones y leopardos; jirafas y elefantes. Lee esta entrada y déjate seducir por uno de los animales más inteligentes del planeta.

Únicas, pequeñas y fuertes

La familia de las hienas es una de las más reducidas dentro de los mamíferos, contando tan solo con cuatro especies. A pesar de ello cumplen con un papel clave dentro de los ecosistemas de África y ciertas partes de Asia. Tienen semejanzas tanto con los grandes félidos como con perros y lobos, aunque evolutivamente vienen de otra familia.

La hiena moteada ─la más extendida─ suele tener un tamaño de entre 100 y 170 centímetros, siendo las hembras más fuertes y de mayor tamaño que los machos. A pesar de su tamaño y de que son considerados únicamente como animales carroñeros, las hienas también cazan por sí mismas, disputándole las presas a otros depredadores.

Las hienas son capaces de comer de todo, desde insectos hasta jirafas

Las hienas son capaces de comer de todo, desde insectos hasta jirafas

Las hienas y su sistema matriarcal

Las hienas tienen unas habilidades sociales muy desarrolladas, se comunican entre ellas a través de sus característicos sonidos y pueden coordinar ataques de manada con hasta 40 miembros. A diferencia de otras especies cazadoras, no utilizan el sigilo para atacar a su presa: usan su gran fortaleza física y su capacidad organizativa para perseguir a la víctima durante largas distancias. Al alcanzarla, hacen valer su potente dentadura para darle muerte.

En cuanto a su organización, las hienas viven en sistemas matriarcales, algo poco común entre los mamíferos. Las hembras son más grandes, más agresivas, producen una gran cantidad de hormonas masculinas y tienen el mayor rango social, controlando al resto de miembros de la manada.

Las hienas cuidan de sus crias hasta que éstas alcanzan los cuatro años de edad. Crédito de foto: John Mullineux

Las hienas cuidan de sus crías hasta que éstas alcanzan los cuatro años de edad. Crédito de foto: John Mullineux

Dónde encontrar a las hienas

De las cuatro especies de hienas que existen, tres de ellas habitan en las sabanas y desiertos del África subsahariana, mientras que la cuarta especie ─la hiena rayada─ se distribuye por el norte y el este de África, Oriente Medio e India. El Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica; el cráter del Ngorongoro, en Tanzania; y diversas zonas de safari en Botsuana y Namibia ofrecen la posibilidad de avistar a este interesante animal.

Cazadores nocturnos clásicos, las primeras luces del día y la noche son los mejores momentos para ver a estos animales en plena acción. Suelen habitar cerca de ríos y lagunas, lugares perfectos para beber y esconder a sus presas.

El crater del Ngorongoro, uno de los mejores lugares para avistar manadas de hienas

El cráter del Ngorongoro, uno de los mejores lugares para avistar manadas de hienas

Falsos mitos sobre las hienas

Como hemos comentado al inicio de la entrada, las hienas no tienen una precisamente buena fama . Han sido muchas las críticas históricas a este animal y la referencia más popular es su representación en el clásico de Disney “El Rey León“. En esta película, las hienas aparecían como animales estúpidos, malvados y traicioneros.

Lejos de esta imagen, la hiena es uno de los mamíferos más inteligentes del planeta ─estando cerca de los simios─. Su capacidad organizativa y sus tácticas a la hora de cazar y sobrevivir ante depredadores más grandes lo demuestra.

Porque sí: las hienas cazan. Además de alimentarse de carroña cuando tienen ocasión ─al igual que otros carnívoros, como los leones─, son también grandes cazadoras. En ciertas zonas de África ─como en el cráter del Ngorongoro─, las hienas son “las reinas de la selva” y se llevan las mejores presas, mientras que son leones y leopardos los que se conforman con los restos que ellas dejan.

La hiena, uno de los animales más inteligentes del planeta

La hiena, uno de los animales más inteligentes del planeta

Su diabólica risa

Una de las características más icónicas de la hiena es su risa. En realidad, este sonido sirve a estos animales para informar sobre sus estados de ánimos, especialmente cuando están enfadadas. La carcajada también transmite información ─como demostraron investigadores de las universidades de Berkeley (Estados Unidos) y Jean Monnet (Francia)─ sobre el rango social, la jerarquía y la edad de la hiena, con lo que se trata de un sonido que va cambiando y evolucionando con el paso de los años.

La risa de la hiena, mucho más que un inocente sonido

La risa de la hiena, mucho más que un inocente sonido

Otras curiosidades

  • La mordedura de la hiena es una de las más fuertes del mundo animal, siendo capaz de destrozar el esqueleto de presas tan grandes como un ñu.
  • La hiena es considerada el segundo cazador más importante de África, solo por debajo del león.
  • Posee un corazón muy grande, lo que le permite correr grandes distancias a un ritmo alto sin fatigarse.
  • Su función de carroñero es clave, limpiando el ambiente y evitando infecciones en el ecosistema.
  • Los genitales de machos y hembras son extremadamente parecidos, lo que hace difícil diferenciarlos.
  • El parto de una hiena es un momento peligroso: el 60% de las crías mueren asfixiadas dentro del pseoudopene de la madre.
¿Macho o hembra? Práctiamente imposible diferenciarlos

¿Macho o hembra? Prácticamente imposible diferenciarlos

Ahora ya conoces un poco más sobre este interesante e inteligente animal. Si quieres conocerlo en primera persona y derribar mitos por ti mismo, contacta con nuestros expertos en viajes y planea tus próximas vacaciones africanas.

Otros artículos de esta serie:

Enamórate de: las ballenas

Enamórate de: el elefante

Enamórate de: el león

Enamórate de: el lémur

Enamórate de: el rinoceronte negro

Enamórate de: las jirafas

Enamórate de: los perros salvajes africanos